COLEGIO MAYOR DE NUESTRA SEÑORA - MANIZALES

"El futuro no se espera, se prepara"


Modelo Pedagógico

APRENDER A EDUCARSE, A SER Y A OBRAR


La institución es consciente de la necesidad de hombres y mujeres más autónomas, responsables, capaces de transformar el medio donde se proyectan en beneficio del bien común y con profunda formación humana, individual y social, que respondan a las condiciones sociales actuales. En este contexto ha hecho esfuerzos por prepararse en todo sentido y, como consecuencia, dar una educación integral con desarrollo de capacidades, competencias y valores humanos, basada en lo reglamentado por el Ministerio de Educación Nacional y en los principios del evangelio.

Enmarcados en este propósito, el Colegio Mayor de Nuestra Señora consideró indispensable adecuar el proceso educativo, para que el educando aprenda a educarse, aprenda a ser y aprenda a obrar; de tal manera que su capacidad, su rendimiento y comportamiento personales respondan crítica y constructivamente a las exigencias del país y del mundo actual y futuro.

Con tal propósito, se implementó un modelo pedagógico con principios del Modelo Instruccional de Robert Gagné y con elementos de la educación personalizada y el constructivismo: Aprender a educarse, ser y obrar: “formación integral con base en el aprendizaje por valores, procesos y contenidos” y en la Ley General de Educación, logrando desarrollar con mayor eficacia el potencial humano del educando, haciendo que el aprendizaje sea en la práctica: la construcción de un cambio integral en el desarrollo humano del educando, con base en la estructura mental del conocimiento y la intervención activa de la afectividad y la voluntad.

El modelo pedagógico del colegio Mayor de Nuestra Señora está basado, fundamentalmente, en la Teoría del Aprendizaje y el Modelo Instruccional de Robert Gagné, clasificándose como ecléctico porque dentro de éste se encuentran unidos elementos cognitivos y conductuales, integrada con la Teoría del Desarrollo Cognitivo de Piaget, el Aprendizaje Social de Bandura y planteamientos de Skinner. Robert Gagné incluye nueve eventos de instrucción y los correspondientes procesos cognitivos que detalla las condiciones necesarias para que se produzca el aprendizaje.

Las tareas de aprendizaje que Gagné propone para el ámbito cognitivo se organizan en una jerarquía de progresiva complejidad, y que van desde el reconocimiento perceptivo hasta la solución de problemas. Esta jerarquía, a su vez, da lugar a una secuencia necesaria de instrucción, que establece los pasos para lograr un aprendizaje efectivo:

1. Ganar la atención: Crear estrategias que permitan que el estudiante esté dispuesto para comenzar cualquier situación de aprendizaje.
2. Informar a los alumnos cual es el objetivo del aprendizaje: Cada sesión debe permitir que el estudiante identifique cual es el objetivo al finalizar cada proceso en particular, y ellos estén atentos a responder con las expectativas. Permite también al docente establecer pautas para la evaluación.
3. Evocar los conocimientos previos: Promueve la codificación y el almacenamiento en la memoria a largo plazo.
4. Presentar el contenido: Dar a conocer la nueva información. El nuevo contenido presentado debe ser desglosado y organizado. Generalmente es explicado y luego demostrado. Se debe usar diferentes medios, métodos y materiales de apoyo.
5. Proveer guía en el aprendizaje: El docente debe usar diferentes métodos que orienten al alumno a la apropiación de su aprendizaje y que éste, a su vez, sea significativo.
6. Provocar el desempeño: Dentro de las actividades planteadas en la guía para el aprendizaje, se deben incluir aquellas que permitan practicar lo aprendido, de tal manera que exploten todas sus habilidades.
7. Proveer feedback (retroalimentación): Es importante que el aprendizaje cuente con una retroalimentación específica e inmediata, en aras de un mejor desempeño.
8. Evaluar el desempeño: Implementar estrategias que permitan evaluar los conocimientos y la apropiación de los mismos.
9. Mejorar la atención y la transferencia: se provee al estudiante la oportunidad de utilizar el conocimiento y las habilidades adquiridas en contextos más amplios.

En el modelo pedagógico instruccional de Robert Gagné, la función o rol del docente será la de asesorar el proceso pedagógico, acompañando al estudiante en sus diferentes procesos de aprendizaje. El compromiso es orientarlo hasta cuando el alumno se convierta en una persona autónoma, responsable y trascendente, de acuerdo al grado de desarrollo. El docente es solo un facilitador del proceso de aprendizaje.
Siendo el educando el primer responsable de su formación, el educador será el animador, dinamizador y asesor pedagógico de la formación integral.

La función del profesor es orientar, asesorar, dirigir, supervisar y coevaluar el trabajo de cada uno de sus alumnos, el adecuado desarrollo de sus procesos de construcción mental; y en lugar de ser un expositor temático debe ayudar a aprender, haciendo que sus estudiantes, en primer lugar, aprendan a educarse y desarrollen correcta e integralmente los procesos de aprendizaje.

El trabajo en el aula no girará alrededor de la enseñanza sino alrededor del aprendizaje entendido como formación integral, para lo cual el tiempo de clase y el ambiente de aula, se adecuarán al crecimiento integral de cada estudiante. El trabajo en grupo o de socialización del aprendizaje se llevará a cabo después de que cada alumno haya construido su propio aprendizaje y generado la correspondiente capacidad, con el fin de que el grupo se forme a partir del aporte individual, ya que la formación como proceso es individual y solamente pueden y deben compartirse sus resultados.

El proceso de saber es compartible mientras que el proceso de crecer es personal, no se da ni se recibe, se construye personalmente. Según el pensamiento de Gagné, el estudiante Colseñora adquiere el conocimiento a través de procesos y tiene en cuenta los fundamentos del enfoque pedagógico Formación por Procesos, capacidades, competencias y valores. El educando adquiere habilidades y destrezas y recibe estímulos que propician el aprendizaje.

La guía de labor académica le presenta al estudiante contenidos que le permiten construir los conocimientos. Es importante la retroalimentación para fijar lo aprendido y a su vez desarrollar la memoria lógica.

Basados en los planteamientos de Skinner, en Colseñora se promueve la autoevaluación y la coevaluación con el fin de que los educandos conozcan y asuman el resultado de sus acciones, logros y desaciertos; se busca moldear la personalidad de los estudiantes en dirección a la formación integral teniendo en cuenta no sólo lo académico sino también lo formativo.